Publicado el Deja un comentario

¿Como controlar la ansiedad por comer?

Como controlar la ansiedad por comer

En algún momento de tu vida ¿Has sentido que no eres capaz de parar de comer? Esta situación es más frecuente de lo que piensas. Cada día hay más personas que se refugian de manera compulsiva en la comida…

Son muchas las razones por las cuales terminamos cayendo en cuadros de ansiedad y es posible que no seamos conscientes de cual es el origen de ese deseo incontrolable.

Las Causas de la Ansiedad

La tensión o el stress.

En publicaciones anteriores mencionamos que la tensión o el stress al cual estamos expuestos bien sea en nuestro lugar de trabajo e incluso en nuestro propio hogar ocasiona ansiedad.

La ingesta de comida hace que se activen en nuestro cuerpo algunas hormonas que producen en nuestro cerebro una sensación de placer o bienestar…

El desorden metabólico.

Algunos autores del mundo de la Salud y la Nutrición afirmaron hace décadas que una manera de mantener el metabolismo activo en nuestro cuerpo es a través del consumo de alimentos en varias oportunidades a lo largo del día.

Quizás hayas escuchado que comer frutas en el intermedio de las comidas principales hará que consumas más calorías por el proceso digestivo que tiene lugar en nuestro cuerpo, pero la verdad es totalmente opuesta. El comer de manera frecuente genera en nuestro cuerpo un hábito que en poco tiempo será difícil de superar.

Las infecciones.

El reflejo natural que ocasiona la sensación de hambre es provocado por la acción de hormonas que actúan directamente en nuestro cerebro y aunque suene extraño, algunas bacterias o infecciones pueden ocasionar la activación de estas hormonas.

Carencias Nutricionales.

El funcionamiento óptimo de nuestro organismo depende del balance adecuado de vitaminas y minerales. Cuando estos faltan o comienzan a disminuir en nuestro cuerpo se genera una reacción que nos lleva a comer de forma no consciente.

La tristeza.

El estado emocional en las personas causa distintas reacciones en las personas y aunque no todos reaccionamos con deseos de comer ante la tristeza, muchas personas sienten que la manera de acabar con la depresión es comiendo.

La resistencia a la insulina.

Te parecerá extraño que mencionemos esta hormona, pero no solo quienes padecen de diabetes deberían preocuparse por ella;  todos necesitamos comprender el papel tan importante que tiene la insulina en los procesos metabólicos  y por ende en el aumento o disminución de la masa corporal mal llamada «peso».

El gran trabajo de la insulina.

Solo con pensar en comida, nuestro páncreas produce insulina. La insulina es una hormona que ayuda a controlar la cantidad de azúcar (glucosa) en sangre.

A medida que ingerimos alimentos, estos pasan al torrente sanguíneo en forma de glucosa. Para mantener bajo control los valores de azúcar en nuestra sangre (glucemia), la insulina le indica a las células del cuerpo que tomen la glucosa de la sangre.

Las células utilizan parte de la glucosa para obtener energía y guardan otra parte para utilizarla más adelante. La forma en que se guarda la glucosa depende del tipo de célula que la almacena. Las células musculares almacenan la glucosa en forma de glucógeno. Las células del hígado (hepáticas) almacenan una parte de la glucosa como glucógeno y convierten otra parte en grasa. Las células de tejido graso (adipocitos) almacenan la glucosa en forma de grasa.

Así, los carbohidratos son los alimentos que más elevan la producción de insulina. Lamentablemente, la mayoría de los alimentos que consumimos hacen parte de este grupo (pastas, harinas, dulces, galletas, productos de panadería, bebidas con edulcorantes, jugos artificiales, cereales entre otros).

Cuando consumimos una fruta o un jugo endulzado con jarabe de maíz (la mayoría de las bebidas son endulzadas con jarabe de maíz), la fructosa (el azúcar de las frutas) pasa rápidamente al hígado para su transformación.

El hígado normalmente no está preparado para procesar la cantidad de fructosa que consumimos hoy, así que la convierte en grasa y la envía al tejido graso (adipocitos).

El mecanismo que regula la utilización de la grasa como fuente de energía en lugar de utilizar la glucosa está soportado en la disminución de la insulina. Así, mientras tengamos niveles altos de producción de insulina (comiendo a toda hora), JAMÁS lograremos movilizar la grasa acumulada en nuestro cuerpo.

Debes dejar de comer entre comidas.

Como acabas de observar, la única forma de hacer que la insulina disminuya es facilitando periodos para que su producción baje (por ejemplo durante la noche cuando estamos durmiendo, los niveles de insulina bajan y así nuestro cuerpo empieza a utilizar la grasa como fuente de energía).

Entonces la recomendación que podemos hacerte es enfocarte en organizar tu régimen alimenticio con solo 3 comidas principales si deseas bajar de peso.

Pero no solo se trata de comer 3 veces al día, también es necesario que tomes conciencia del uso del azúcar en tu alimentación.

El azúcar según estudios es la sustancia más adictiva que existe (incluso más adictiva que la cocaína).

Nuestra tradición es convivir con todo tipo de productos que incorporan azúcares.

¿Cuál es la solución?

Existen recursos que puedes implementar en tu vida:

  • Controla la cantidad de proteína consumida (si excedes su consumo también terminará convertida en grasa)
  • Controla la cantidad de fruta que consumes (recuerda que la fructosa va directamente al higado y este la transforma en grasa)
  • Elimina la pésima costumbre de endulzar tus comidas o tus bebidas.
  • Disminuye radicalmente el consumo de harinas (ya sabes que terminan convertidas en glucosa)
  • Incrementa el consumo de grasas vegetales (la grasa vegetal mejora tu nivel de colesterol bueno y es una excelente fuente de energía)
  • Solamente consume las tres comidas principales.
  • Trabaja por un estado emocional óptimo en tu vida (preocúpate por lo que de verdad vale la pena)
  • Complementa tu régimen alimenticio con un producto como DIVI HER (te ayudará a disminuir la ansiedad por comer dulces principalmente, ayuda a mejorar tu funcionamiento intestinal y contribuye en la regulación de colesterol y azúcar en la sangre entre otros beneficios).

Imagen Cortesía de Depositphotos

Nos gustaría leer tus comentarios...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.